29 de julio de 2013

FULA BLANCA

La Fula blanca, Chromis limbata, mide algo más de diez centímetros de longitud corporal. Suelen formar grandes bancos en aguas abiertas sobre fondos rocosos o praderas de vegetales. Es una de las pocas especies que se pueden ver sobre las rocas infestadas de erizos diadema.
Durante la época reproductora, el dorso de los machos se vuelve de color púrpura.
Se distribuyen por las regiones subtropicales del Atlántico oriental hasta el Golfo de Guinea, incluyendo Madeira, Azores y las Islas Canarias.

Aparece normalmente entre 5 y 45 metros de profundidad, sobre fondos litorales rocosos o arenosos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario